“Deben fortalecerse las empresas públicas e industrializarse la producción”

Para la generación de empleos decentes

 

El Presidente de nuestra Central, el compañero Bernardo Rojas, compartió con “La voz del Trabajador” un balance de lo que dejó el 2011 para la CUT-A y el sector trabajador de nuestro país.

 

El 2011, ¿qué deja para el movimiento sindical y la CUT-A?

-Para nosotros fue el mejor año en cuanto a lo que hace a la vida institucional,  visible en el crecimiento importante que tuvimos como organización, donde surgieron dirigentes muy importantes de los cursos que hicimos durante todo el año. Nos estamos consolidando, hay un destaque muy importante en la presencia de jóvenes en el movimiento sindical. Jóvenes que se van sumando, van participando y van tomando posiciones dentro de nuestra central. O sea, para nosotros hubo un crecimiento tanto cualitativo como cuantitativamente.

En este 2011, hicimos varios cursos sobre la vida sindical, la vida política y la formación integral del trabajador. Hemos hecho numerosos eventos internacionales con la presencia de representantes sindicales del exterior y de nuestro país. Tuvimos un aniversario diferente, no el acostumbrado, sino que hicimos una jornada cívica, una fiesta sindical con un seminario sobre generación de trabajo decente y sobre la creación del Ministerio del Trabajo, este fue un evento que marcó muy profundamente a nuestra central ya que estuvieron delegaciones internacionales demasiado importantes de centrales de la región, la Confederación Sindical de las Américas CSA, así como representantes de la OIT y una comitiva del gobierno nacional encabezada por el Presidente Fernando Lugo, algunos ministros del Poder Ejecutivo, representantes del Parlamento al igual que directores de los entes públicos. Esto más la presencia masiva de nuestros afiliados nos llenaron de alegría y orgullo.

Como corolario de este evento, lanzamos un libro sobre “PROPUESTA DE DESARROLLO ECONÓMICO” que le hacemos al gobierno y a la sociedad paraguaya. Esto nos da la pauta de que la central creció también intelectualmente, porque entramos a debatir en el campo de las ideas, la propuesta de los trabajadores. Propuesta que fue bien visto, pues hasta hoy la gente está solicitando los libros.

Este año fue un año fructífero. En el campo internacional también crecimos bastante, tenemos mayor presencia, más importancia y estamos ocupando debates importantes en la CSA, en la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur, en los seminarios internacionales, en los congresos de centrales sindicales en donde estamos participando permanente y periódicamente, en este sentido dimos unos pasos muy importantes.

En el campo de las luchas, que logros se tuvo en este año?

-En primer lugar tuvimos un triunfo muy importante frente al neoliberalismo cuando paramos la privatización de los aeropuertos y enviamos un mensaje clarito de que no vamos a permitir que las empresas estratégicas del Estado sean privatizadas. También peleamos y conseguimos el veto presidencial a la ley de MIPIMES, una ley que se cocinó entre gallos y media noche en el parlamento junto con algunos miembros del Poder Ejecutivos y empresarios inescrupulosos que hicieron en forma semi clandestina este proyecto de ley que no es otra cosa que flexibilizar el código laboral y hacer que algunas conquistas importantes de los trabajadores se tiren al tacho, como el derecho al salario mínimo, a la seguridad social, a la indemnización, a tener vacaciones, a la libertad sindical, a los contratos colectivos, entre otras que inclusive son normas constitucionales que fueron violentados por esta gente.

También tuvimos varios problemas de orden sindical: violaciones a la libertad sindical, despido de dirigentes, atropellos a los derechos de los trabajadores por parte de empresarios, en algunos casos en complicidad con ciertos sectores del gobierno y del vice Ministerio del Trabajo y en otros casos en complicidad con la propia policía que reprimió duramente a los trabajadores. Tenemos varios casos como el de los compañeros de la maderera La Victoria S.A. de Guajayvi -San Pedro-, que al formarse el sindicato, despidió a todos los dirigentes sindicales y los sigue persiguiendo hasta hoy sin que esto sea tomado con responsabilidad y seriedad por las autoridades administrativas del trabajo.

También ahí vimos que, en cuanto a salud y seguridad laboral, esta empresa deja mucho que desear ya que existen muchos accidentados, mutilados, gente que sufrió enfermedades de la piel, otras que quedaros sordas y semi ciegos. Es decir, es un lugar donde se está trabajando en condiciones de semi esclavitud. En este lugar la CUT-A tuvo una importante presencia, lo que hizo posible que se interviniera, se tomaran medidas y esperamos que esas falencias se corrijan.

Así mismo tuvimos problemas sindicales en el sector bancario, donde hay muchos dirigentes perseguidos, especialmente por el “Banco Regional”, propiedad de TRACIUK, que persigue a los dirigentes, metiéndolos en el frízer, teniéndoles castigados con un reglamento interno aprobado unilateralmente o con algunos seudo dirigentes que son resabios de la dictadura que hacen que los trabajadores se sientan más reprimidos cada día. Igualmente existen problemas en otras empresas industriales, como así también en algunos sindicatos del sector público. Sin embargo, de alguna manera, la Cut- Auténtica ha tratado de dar respuestas a los problemas mediante el constante acompañamiento a los trabajadores y en muchos casos hemos conseguido que fueran reparadas las irregularidades.

También hemos conseguido que los sindicatos tengan mayor presencia en la lucha sindical y en la construcción de una mentalidad diferente, en donde introducimos la auto reforma sindical y el sindicalismos socio político, lo que nos lleva a debates muy importantes al interior de la CUT-A, haciendo que los trabajadores vayan tomando conciencia sobre las responsabilidades que tienen que asumir en la construcción de una sociedad democrática.

En este sentido Presidente, ¿qué balance puede hacerse sobre la coyuntura política nacional, luego de 3 años de este gobierno?

-En nuestro país hubo un cambio importante en la vida, la cultura, la militancia y la cotidianeidad política, ya que veníamos de una cultura política dictatorial que domesticaba al pueblo, pues si bien cayó hace más de 2 décadas la dictadura, lo mismos elementos seguían en el poder, por lo que dicha cultura –compuesta por la corrupción, la mafia, la intriga, la delación, el clientelismo y todos los males habidos en la política paraguaya- siguió firme. Hasta que llegó el 20 de abril del 2008, donde apareció Fernando Lugo y rompió con esa cultura, aunque se mantienen algunas cosas de la época anterior, por lo menos se rompió con ese continuismo que teníamos. Se cambió, apareció otra cosa diferente, y esto hizo que el país tuviera un cambio importante en el campo del debate ideológico porque hoy vemos que los debates son entre la izquierda y la derecha.

Antes, la izquierda no tenía la trascendencia que tiene hoy día, nunca tuvo representación parlamentaria, hoy la tiene. Entonces se produce un debate demasiado importante en donde la gente se va despertando y va manifestando el deseo de cambio que debe producirse en nuestro país. Y se ve que con el viejo esquema no vamos a avanzar, en cambio sí lo haremos con este nuevo, por más enclenque que sea todavía. Este fue el cambio significativo que se dio en el país y la gente de hoy quiere la democracia y no la dictadura y quiere la profundización de este proceso de cambio hacia la construcción de una justicia social.

Sin embargo, hay serios déficits de este gobierno en el campo social, por ejemplo, la generación de empleo, ya que uno de nuestros principales males es la falta de trabajo. Una falencia que no se está atendiendo aunque existan medios, económicos, materiales y humanos, para despegar y que el Paraguay adquiera un ritmo mucho más justo. Por eso pedimos que se reactive la economía del país a través de una política económica-productiva que haga posible la generación de empleo decente, para lo cual debe industrializarse la producción y desarrollarse las pequeñas y medianas industrias, las agro industrias, sobre todo las alimentarias, todo esto claro debe estar acompañado de la reforma agraria integral.

El gobierno debe tener una política de inversión pública y privada, otorgar créditos blandos a través del BNF, utilizar los fondos previsionales y las reservas monetarias, y no dejar que las empresas públicas caigan a pedazos con el solo objetivo de querer privatizarlas. Además de fortalecer las empresas públicas, debe fortalecerse las inversiones en salud y educación pública, eliminando de apoco las universidades privadas, los colegios privados, los hospitales privados, hacia ahí hay que apuntar la verdadera trasformación de nuestro país.

Desde el Congreso se sintió muchas trabas al proceso de cambio en este 2011, como la no implementación del IRP, eso lleva también a que los trabajadores vean y sientan la necesidad de tener sus representantes dentro del Pode Legislativo, ¿qué opina Ud. al respecto Presidente?

-Creemos que acá si instauró la dictadura parlamentaria, en un Congreso plagado de gente mediocre, de mafiosos y tránsfugas, que no hacen otra cosa sino llenar sus apetencias personales, volverse rico a costillas del pueblo, tenemos un Parlamento sin ninguna sensibilidad social, que por cuestiones ideológicas traba las acciones e inversiones sociales del Ejecutivo tendientes a ayudar a los más necesitados como es el Programa Tekopora de la SAS, es un Parlamento que juega abiertamente hacia el lado del sector privilegiado, por eso no aplican el Impuesto a la Renta Personal para que los que tengan más paguen más impuestos y los que tengan menos paguen menos y no a la inversa como ocurre actualmente. Por eso vemos la inmensa necesidad de que haya mayor participación de los trabajadores y las trabajadoras en la escena política nacional para construir un Paraguay diferente desde los estamentos de poder.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *